El Test de Marshmallow y su relación con el éxito de tu hijo


NOTICIAS



11nov / 2019

El Test de Marshmallow y su relación con el éxito de tu hijo

En la década de 1960, el Dr. en psicología Walter Mischel, con la intención de descubrir cuándo desarrollan los humanos el autocontrol desarrolló una serie de experiencias desembocando en el Test del Marshmallow, en el que participaron más de 600 niños.

El test consiste en entregar a un niño sentado en una mesa un plato con un marshmallow dentro. El adulto que conduce el experimento, le dice que saldrá de la habitación a hacer algo, pero que volverá en 15 minutos. Y que si el niño no se come el marshmallow, como recompensa, recibirá un segundo marshmallow. Pero si se lo come, no recibirá nada más.

 

Sólo un tercio de los niños consigue aguantar hasta que vuelva el adulto. La capacidad de resistir “la tentación” se llama postergación de la gratificación instantánea. Y es una herramienta esencial para nuestro desarrollo psicológico, humano e incluso espiritual.

En el primer estudio (1989), se descubrió que los niños que eran capaces de postergar la gratificación instantánea, eran cognitiva, social y académicamente “más competentes” que quienes no lo hicieron.

El segundo estudio en 1990 demostró que los alumnos que resistieron la tentación obtuvieron mejores resultados en la EBAU además de la capacidad de conseguir sus objetivos y manejar el estrés.

Cuando los niños ya eran adultos se les sometió a un escáner cerebral, y se encontraron diferencias estructurales en sus cerebros, donde quienes resistieron la tentación, tenían una corteza prefrontal más activa que quienes se comieron el marshmallow.

Al ser capaces de postergar la gratificación instantánea, somos capaces de decidir con la cabeza fría, qué es mejor para nosotros. Se nace con ello, pero también se puede aprender a través de estrategias de autocontrol.

Aquí tienen 7 técnicas rápidas de autocontrol:

1. Asumir nuestros actos y no culpar a terceros.

2. Fijarse metas específicas.

3. Monitorearnos.

4. Mantenernos motivados.

5. Convertir el autocontrol en un hábito

¿Les ha parecido interesante?

Volver a Noticias
↓